BILL KLEM

ESTRELLAS DEL BÉISBOL
BILL KLEM
Por Héctor Barrios Fernández

“Puedes aprender poco de las victorias. En cambio puedes aprender todo de las derrotas.” Christy Mathewson.
En las listas de los mejores lanzadores en las Ligas Mayores, Christy Mathewson se encuentra en tercer lugar en juegos ganados, empatado con Grover Cleveland Alexander con 373, tercero en blanqueadas con 79 y quinto en carreras limpias admitidas con 2.13, además ganó por lo menos 22 juegos para los Gigantes de New York por 12 temporadas consecutivas, incluyendo 30 o más ganados en 1904, ’05 y ’08. En cuatro Series Mundiales, Mathewson tuvo marca de 10 juegos completos, incluyendo tres blanqueadas en 1905. Educado e inteligente, fue reconocido por sus buenas maneras, su clase y la velocidad de sus lanzamientos. Muy querido y respetado en el mundo del béisbol, es un fino ejemplo de juego limpio y entregado al mismo.

En 1941, Ted Williams disfrutó de la más grande temporada de su fructífera carrera, coqueteó con los .400 de porcentaje durante toda la temporada. En el Memorial Day (último lunes de mayo), Ted estaba bateando para .429, llegó a tener .438 en algún momento de la temporada. El último día de la temporada los Medias Rojas tuvieron un doble juego en Filadelfia y Williams promediaba .39955, lo que técnicamente se considera .400, su manager le ofreció quedarse a descansar en la banca y al final reclamar el ansiado porcentaje y con ello el título de bateo de esa temporada, pero ese no era el estilo de Ted Williams. Conectó seis hits en los dos juegos para finalizar con .406, hasta hoy el último bateador con .400 o más en las Grandes Ligas.

Joe McCarthy quien fuera manager de los Yankees, ganó con ellos siete Series Mundiales. Conocido por estar sentado en ángulo recto o en escuadra en medio del dugout, lo que él llamaba su puesto de comando, afirmaba que nunca reclamó nada a un umpire, salvo alguna regla del juego y nunca fue al montículo a remover a ningún lanzador.

Alex Rodríguez, atrajo la atención de los aficionados cuando en 1996 jugando para Seattle y con 21 años de edad, bateó para .358, con 36 home runs, 54 dobletes y 141 carreras anotadas. En 1998 con los mismos Marineros, llegó a ser sólo el tercer jugador en la historia del béisbol en batear 40 home runs y robarse 40 bases durante la misma temporada.
De 1998 a 2003, jugando como parador en corto, promedió 47 home runs por temporada. De 2001 a 2003, con los Rangers de Texas, ganó tres coronas de home runs en la Liga Americana, conectando 57 en el 2002. Durante el par de ocasiones que tuve la fortuna de verlo jugar, ya cubría la tercera base de tiempo completo y jugaba para los Yankees. En esos momentos recordaba que allí estuvieron Celerino Sánchez y Aurelio Rodríguez.

Por supuesto que me encanta ver los juegos de béisbol en vivo, directamente en el estadio, verlos por la tele tiene lo suyo, pero en experiencia propia escucharlos en el radio te obliga a poner más atención y muchos detalles se te quedan gravados para siempre. Lo menciono porque vienen a mi memoria nombres de umpires como Pancho Alcaraz, Blas Arredondo que antes fueron lanzadores, Claudio Solano que aparte de excelente jugador también le hizo al umpire. Todos estos nombres los escuchaba en el radio en las voces de diferentes cronistas. Hoy que veo más juegos en el estadio o por televisión, pregúnteme por el nombre de uno y batallo para recordarlos. Lo menciono porque a Jaime Jarrín, excelente cronista en español de los Dodgers de Los Ángeles, le escuché muchas veces referirse a Doug Harvey, Ed Vargo, Tim McClelland, Harry Wendelstedt, muy buenos umpires. El mejor en Ligas Mayores dicen que ha sido Bill Klem. Fue tan bueno cantando las bolas y los strikes que por 16 años no trabajó en las bases, sino sólo atrás de home. Por 37 años fue el mejor en su profesión. Cuando se retiró en 1941, estuvo a cargo de los umpires de la Liga Nacional, con la finalidad de que pasara sus estrategias, conocimientos y actitud a todos ellos.

Desde mi punto de vista, fueron Mickey Mantle y Willie Mays quienes además de jugar para equipos de New York, se llevaban las luces de los reflectores en los años cincuentas, pero fue otro jardinero central de equipo con sede en la gran manzana quien fue líder en home runs bateados en esa década, él fue Duke Snider.
Hablando de Mickey Mantle, Casey Stangel decía que el mejor jugador de una sola pierna que él había visto jugar era precisamente Mickey Mantle, debido a que con frecuencia Mantle estaba lesionado de alguna de ellas.
info@beisboldelosbarrios.com