CASOS DEL BÉISBOL PARTE 2

ESTRELLAS DEL BÉISBOL
CASOS DEL BÉISBOL PARTE 2
Por Héctor Barrios Fernández

El béisbol de Grandes Ligas no existía aún al oeste de San Luis, Missouri, pero no crea que los aficionados del oeste no conocían el béisbol. Con mucha emoción seguían los pasos de los Oaks de Oakland, los Angels de Los Angeles, Beavers de Portland, Seals de San Francisco, Solons de Sacramento y los Stars de Hollywood de la Liga de la Costa del Pacífico.
Fundada en 1903, fue una de las más antiguas y más exitosas en las Ligas Menores, atrayendo a miles de aficionados por todos los estadios de la costa del Pacífico. Con un clima tan cálido que las Estrellas de Hollywood algunas veces jugaban en shorts, el rol de juegos podía extenderse hasta 200 juegos. La Liga de la Costa del Pacífico produjo extraordinarias estadísticas: En 1923, un ex liga mayorista llamado Paul Strand conectó 325 hits, mientras Tony Lazzeri mandó 60 pelotas a la calle y anotó 222 carreras en una temporada jugando para las Abejas de Salt Lake City.
Una y otra vez, los mejores equipos de la Liga de la Costa del Pacífico trataban de ganarse un status de Grandes Ligas, pero tuvieron que regresar a su liga. Estaban muy lejos de los equipos de la costa este para viajar.
La Liga de la Costa del Pacífico es muy bien conocida, quizás por haber engendrado a dos de los mejores jugadores en el béisbol; Joe DiMaggio y Ted Williams, pero también fue un santuario para aquellos jugadores que quisieron extender sus carreras jugando dos o tres años más. Incluso algunos jugadores prefirieron jugar aquí que en las Ligas Mayores; a menudo el dinero era bueno y los parques de pelota estaban más cerca de casa. El gran Rube Waddell interrumpió su carrera en Grandes Ligas para jugar en Los Angeles, Hal Chase finalizó su carrera en el oeste, en donde, fiel a su costumbre, se vio envuelto en otro escándalo de apuestas.

Jimmy Fox, uno de los bateadores más poderosos que han pasado por las Ligas Mayores, principalmente con los Atléticos de Filadelfia y los Medias Rojas de Boston, cuando ya era viejo para jugar béisbol de Grandes Ligas, trató de convertirse en lanzador, pero no tuvo éxito, entonces encontró otro trabajo en una nueva clase de béisbol, la Liga de Mujeres Profesionales de Béisbol.
Philip Wrigley fue su creador, el líder en la fabricación de chicles y dueño de los Cachorros de Chicago, quien esperaba mantener la atención por el béisbol debido a uno de los lastres de la humanidad, la segunda guerra mundial. Había ya unas 40 000 mujeres jugando softball semi profesional en pequeños pueblos alrededor del país. Wrigley quiso que las mejores jugadoras se pasaran al béisbol y jugaran más rápido.
Cientos de ellas asistieron a las audiciones para seleccionar a las mejores, esto fue en mayo de 1943 en Chicago, se formaron cuatro equipos: las Rockfords Peaches, Racine Belles, Kenosha Comets y las South Bend Blue Sox.
Las jugadoras tenían que tener calidad para el juego, también tenían que ser irreprochablemente femeninas. “Lo femenino es la clave de nuestra liga,” dijo su nuevo presidente. “No se usan pantalones, ni las mujeres que jueguen en nuestros cuatro equipos usarán un lenguaje fuerte.”
Wrigley firmó un contrato con la empresa de cosméticos de Helena Rubinstein para que administrara una escuela de buenos modales para sus estrellas y contrató personal para que les diera consejos de etiqueta.
Las chaperonas acompañaban a los equipos de pueblo en pueblo, las cuales tenían que aprobar cualquier salida nocturna. A las jugadoras les fue pedido usar fuera del campo, faldas, tacones altos y maquillaje, de lo contrario se harían acreedoras a una multa de 50 dólares si eran sorprendidas desobedeciendo. A una bateadora se le pidió que volviera al dugout porque había olvidado pintarse la boca.
La liga pronto duplicó en número de equipos, incluyó a las Millerettes de Minneapolis, Daisies de Fort Wayne, Chicks de Grand Rapids, Belles de Battle Creek, Lassies de Kalamazoo y Sallies de Springfield.
Los periodistas las llamaron las Reynas de Swat y las Bellas del juego de pelota.
Entre ellas se llamaban una a otra, Pepper, Jeep, Flash, Nickie, Moe, etc.
Fueron la atracción de grandes multitudes en el medio oeste, más de un millón en su año más exitoso y produjeron a sus estrellas del juego. Jean Faut ganó tres campeonatos de pitcheo, además lanzó dos juegos perfectos. En una temporada Joanne Weaver bateó para .429 y ganó el título de bateo tres años seguidos. Sophie Kurys, a quien apodaban la “Tina Cobb” de la liga, promedió 100 bases robadas por temporada y un año se robó 201 en 203 intentos. Anabelle Lee, tía de Bill quien un día llegaría a ser lanzador de los Medias Rojas de Boston, tiró un juego perfecto.

De todos es conocido que Yogi Berra es el autor de un mundo de frases célebres, pero también Casey Stengel tiene lo suyo.
-“En mis inicios en el juego, un día conecté cuatro hits y los periodistas rápidamente declararon que habían visto al nuevo Ty Cobb. Me tomó unos cuantos días para corregir esa impresión.”
-“¡Muy bien! Se forman todos por orden alfabético de acuerdo con su estatura.” Les dijo un día a los jugadores de los Yankees.
-“Tomé mi decisión, pero la hice en ambos sentidos.”
-Escuchando que un manager rival estaba tratando de ganar el campeonato con solamente tres lanzadores:
“Bueno, bueno, bueno, también escuché que esto no pudo ser, pero no siempre funciona.”
-Sobre un jugador que no toma:
“Esto solamente ayuda si ellos pueden jugar.”
-“El buen pitcheo siempre domina al buen bateo y viceversa.”
-“El secreto de manejar a un equipo, es mantener a los jugadores que te odian, lejos de los que están indecisos.”
-Después de ganar la Serie Mundial de 1958.
“No podría haberlo hecho sin mis jugadores.”
-Cuando le preguntaron sobre cómo les estaba yendo a los Mets.
“Bueno, tenemos a Johnny Lewis en el jardín. El otro equipo bateó un elevado por su rumbo, él corrió a la izquierda, luego a la derecha, después fue directo hacia atrás y atrapó la pelota. Hizo tres buenas jugadas en una sola. Tenemos también a Greg Goossen, tiene solamente 20 años de edad y tiene buenas posibilidades de que en diez años más cumpla 30.”
-En su escusa tendiente a los Mets.
“Tú te haces tu propia suerte. Algunos tienen mala suerte durante toda su vida.”
info@beisboldelosbarrios.com