OLD HOSS RADBOURN Y EL DIAMANTE NEGRO

ESTRELLAS DEL BÉISBOL
OLD HOSS RADBOURN Y EL DIAMANTE NEGRO
Por Héctor Barrios Fernández

El 11 de diciembre de 1854, nació Charley “Old Hoss” Radbourn en la ciudad de Rochester, N. Y., fue de los primeros peloteros en el béisbol de Grandes Ligas, jugando para equipos como, Grises de Providence, Beaneters de Boston, Rojos de Boston, (después de Cincinnati). Por ese tiempo el béisbol era algo diferente al de hoy, pero las reglas eran y como ahora siguen siendo, las mismas para todos los participantes y si los récords se hicieron para romperse, aunque nos parezca imposible y hasta descabellado, algún día alguien bateará más home runs que Barry Bonds, ganará más juegos que Cy Young, lanzará tres juegos seguidos sin hit ni carrera, tirará dos juegos perfectos en serie mundial, bateará de hit en más de 56 juegos seguidos, ponchará más bateadores que Nolan Ryan o dejará atrás todos los récords de bateo de Héctor Espino en la Liga Mexicana del Pacífico, récords que parecen de Andrómeda u otra Galaxia más lejana, el de “Old Hoss” no se queda atrás. En 1884 con los Grises de Providence, 1.38 en carreras limpias, 441 ponches y 60 juegos ganados, algunos le regatean y aseguran que fueron nada más 59, suficientes para ganar la triple corona de pitcheo, se dice que “Old Hoss” prefería de cátcher a Vicente Nava, primer jugador de Grandes Ligas de ascendencia mexicana.

Originario de Cárdenas en la provincia de Matanzas, Cuba; “El Diamante Negro” a quien uno de los grandes lastres en la historia de los Estados Unidos, la barrera racial, impidió que llegara a Grandes Ligas. De origen humilde, carpintero y clarinetista, con 1.70 m de estatura y 75 kg. de peso, José de la Caridad Méndez, debutó en 1907 con el Almendares, lo descubrieron como Mike Brito a Fernando Valenzuela, por pura casualidad, resulta que un caza talentos, andaba detrás de un pitcher que le habían recomendado, en su reporte asentó, “El pitcher es bueno a secas, pero hay un short stop que le llega a todo y tiene brazo de cañón, cuando lo pusieron a lanzar, puso out a todo mundo, no pierdan tiempo y contrátenlo pero ya”, ese era “El Diamante Negro”, lo contrataron y no se equivocaron, terminó la temporada con récord de 9-0 en ganados y perdidos. En 1908 los Rojos de Cincinnati, visitaron la isla para algunos juegos de exhibición, el manager del Almendares le dio la pelota a José de la Caridad y lanzó juego de un solo hit, el cual se lo dieron en la novena entrada, ganó 1-0. Los Rojos fueron heridos en su ego, no sólo pidieron, sino que exigieron enfrentarlo de nuevo, el que un negro los humillara de esa manera no se podía quedar así. Después de nueve entradas “El Diamante” tuvo que dejar el juego, estaba empatado a cero carreras, aprovechando esto los Rojos hicieron 3 carreras al relevo y terminaron ganando 3-2 en extra-innings. El tercer encuentro se pactó a siete innings, Méndez se aseguró esta vez de no abandonar el partido y volvió a ganar 1-0, puso en paz a los Rojos, ponchó a 24 de ellos, les tiró 25 innings, este equipo estaba integrado por puros peloteros blancos. No fueron las únicas victorias sobre equipos de Liga Mayor, otros que pasaron por su brazo fueron, Tigres de Detroit, con todo y su Ty Cobb, Dodgers de Brooklyn, Atléticos con Connie Mack y a John McGraw y sus legendarios Gigantes de N. Y., hizo campeones a los Monarcas de Kansas City, aparte de manejar y lanzar para los Leopardos de Santa Clara, considerado por muchos como el mejor equipo cubano de todos los tiempos, murió el 31 de octubre de 1928, pobre y en el olvido, José de la Caridad Méndez, “El Diamante Negro”. En Yucatán tuvieron a Julio Molina “El Diamante Blanco”, en respuesta al pitcher cubano.
E-Mail: info@beisboldelosbarrios.com