MICKEY MANTLE Y WILLIE MAYS

ESTRELLAS DEL BÉISBOL
MICKEY MANTLE Y WILLIE MAYS
Por Héctor Barrios Fernández

Habrán de disculpar que hoy desperté algo académico, quizá recordando mis hermosos años en el magisterio y sobre todo los que pasé con las Orquestas Infantiles de las Escuelas Independencia y Mtra. Concepción Legaspy.( http://www.ensenada.net/orquestainf/index.htm ).
Preciosos alumnos todos, llenos de energía, inquietud, entrega, tesón, voluntad, disciplina, trabajo, talento. Por esa combinación fueron tan exitosos durante tantos años. Puro ganador de 20 juegos y bateadores de más de .300.
En muchas ocasiones y con la mejor voluntad, al escucharlos ejecutar su instrumento, las personas opinaban: “que suerte de esos niños el haber nacido genios para la música.” Aunque se agradece, su opinión dejaba afuera los años, cientos de meses, de semanas, miles de días y de horas que nos pasamos ensayando, insistiendo, machacando. Practicando una pieza mil veces antes de ejecutarla ante el exigente y conocedor público.
Adopto y adapto una frase del violinista español Pablo Sarasate: “¡Un genio! Por treinta y siete años he practicado por diez horas al día y ahora me llaman un genio.”
Un proverbio chino dice que: “Las grandes almas tienen voluntad, las débiles sólo tienen deseos.”
Por su parte Aristóteles sentenció: “La excelencia es un arte que se consigue con el entrenamiento y el hábito, somos lo que hacemos repetidamente.”
El novelista francés Honoré de Balzac aportó: “No existe gran talento sin gran voluntad.”
El Premio Novel de literatura, el español Jacinto Benavente con todo tino publicó: “Muchos creen que tener talento es una suerte; nadie que la suerte pueda ser cuestión de talento.”
Y así nos pasaríamos horas y horas recordando y analizando sabias frases que se han dicho y para mí imposibles de rebatir.
Todo esto porque llamar a Willie Mays y a Mickey Mantle jugadores “naturales,” sería un insulto a sus años de práctica y preparación.

Mickey Mantle fue el bateador más temido dentro del más exitoso equipo de béisbol en la historia y superó el gran dolor en su peregrinar por el béisbol para satisfacer a sus aficionados, a su papá y a él mismo.
Mickey Charles Mantle (1931-1995) nació en Spavinaw, Oklahoma, hijo de Mutt Mantle, un trabajador minero quien había soñado en una buena vida para su hijo Mickey. Mickey, (llamado así por Mickey Cochrane,) fue un destacado deportista en su escuela, pero una seria lesión practicando el fútbol, estuvo cerca de acabar con su carrera y su vida. Mickey sufrió de osteomielitis, una condición que debilitaba su pierna izquierda, la que podía haber perdido si su mamá no hubiera aplicado un entonces nuevo tratamiento con una droga revolucionaria, que descubriera el británico Alexander Fleming, la penicilina.
Los Yankees firmaron a Mantle en 1949 y lo asignaron a Clase B como shortstop, bateando para .313 ese año y cometiendo 47 errores. El siguiente año, él fue líder en la Western Association con .383 de porcentaje de bateo, 141 carreras anotadas, 199 bases alcanzadas y 55 errores como shortstop en 137 juegos. Sus 26 home runs y 136 carreras empujadas condujo a Casey Stangel a nombrar a Mickey como el más alto prospecto en el béisbol. Mantle abrió la temporada de 1951 en el jardín derecho (después de ser asesorado en la técnica defensiva por el ex-jardinero de los Yankees Tommy Henrich). A mitad de temporada fue enviado a la American Assosiation. Desanimado, quiso renunciar al béisbol, pero fue su padre Mutt Mantle quien picó su orgullo.
Mantle tenía un enorme antebrazo y una centellante velocidad y llegó a ser un super jardinero central, en 1952 tomó el control del puesto que dejara vacante el gran Joe DiMaggio. Durante sus primeros años, Mantle fue posiblemente el hombre más rápido en el juego. En sus mejores temporadas, que hubo muchas, Mickey fue simplemente un pelotero devastador. Podía correr como el viento y provocó que midieran la longitud de sus batazos. Llevó a los Yankees a 12 clásicos de otoño en 14 años y ganaron 7 Series Mundiales. A su retiro era el jugador con más cuadrangulares, carreras producidas, carreras anotadas, bases por bolas y ponches recibidos en Serie Mundial. Lideró a la Liga Americana con 129 carreras en 1954 y consiguió su primer título de cuadrangulares con 37 en 1955. Fue un bateador que se ponchaba muy seguido, pero podía también recibir una base por bolas, obtuvo al menos 100 durante cada una de diez temporadas.
En 1956, Mantle tuvo una de las más grandes temporadas como bateador. Conectó 52 home runs, tuvo 130 carreras impulsadas y bateó para .353 de porcentaje con lo cual ganó la codiciada triple corona de bateo. También fue líder en la liga con 132 carreras anotadas y un porcentaje de .705 de slugging, recibió 112 bases por bolas y ganó el primero de tres nombramientos como el jugador más valioso de la temporada. De nuevo en 1957, fue declarado el más valioso de la liga, bateó para .365 con 34 cuadrangulares, 94 carreras producidas, 121 carreras anotadas y 146 bases por bolas.
Mantle consiguió la corona de home runs en 1958 y 1960, después en 1961 se trenzó en duelo con Roger Maris para ver quién rompía el record de home runs de Babe Ruth en una temporada.
Mientras Maris con 61 fue el ganador, Mickey fue líder en la liga con .687 en el departamento de slugging, 132 carreras anotadas y 126 bases por bolas. Mantle ganó otro nombramiento como el jugador más valioso en 1962 con .321 de porcentaje de bateo, 20 cuadrangulares y 89 carreras producidas. La lesión en la pierna de Mantle durante su adolescencia en la escuela secundaria y otras lesiones, acortaron su carrera y fueron una constante fuente de intenso dolor. Después de intentar lo mejor en las temporadas de 1967 y 1968, Mickey Mantle se retiró del béisbol. En esa época dijo: “Si extraño algo el día de hoy, es la atmósfera de el vestidor.”
Mickey fue un compañero muy animoso, él y su alma gemela Withey Ford pintaron muchas ciudades de rojo. Mantle no fue generoso con la prensa y los aficionados, las dificultades que arroja ser una súper estrella lo abrumaban.
Fue nombrado como el bateador ambidiestro más grande en la historia del béisbol por la Sociedad de Investigadores del Béisbol de los Estados Unidos. Fue del dominio público el problema de Mickey Mantle con el alcohol a finales de su vida, pero también ganó altas marcas de heroísmo por la manera en cómo enfrentó al cáncer que finalmente tomó su vida en 1995. Se le recuerda como el número 7 de los Yankees, aunque también portó el 6 durante algunos juegos en 1951 al inicio de su ilustre carrera. Fue elevado al Salón de la Fama de Béisbol en Cooperstown en 1974.
Sin pretenderlo Mickey Mantle fue el causante de que se midiera la longitud de algunos batazos. En abril de 1953, mientras enfrentaba al lanzador zurdo de los Senadores de Washington, Chuck Stobbs en el estadio Griffith de la capital estadounidense, Mantle estaba usando un bat propiedad del jugador de reserva Loren Babe, el cual había tomado prestado y aporreó el segundo lanzamiento de Stobbs, (una rápida ligeramente alta por el centro del plato) sobre las gradas, la pelota pasó por la esquina de un anuncio de cerveza y desapareció. El publicista de los Yankees, Red Patterson encontró la pelota en las manos de un niño de 10 años, quien le mostró el lugar en donde la había encontrado, a más de 100 pies de la barda del estadio, calculado el batazo en 565 pies.
No se sabe si Patterson le arrebató, le compró o hizo algún trueque justo por la pelota.

WILLIE MAYS
Pocos jugadores han combinado gracia, popularidad y logros como Willie Mays. Fue un jugador de hermoso fildeo, tremendo bateador de poder, espectacular brazo, astuto corredor de bases, con enorme cartel y un durable campeón.
Nació en 1931 en Westfield, Alabama, Willie Howard Mays estaba tan avanzado que a la edad de 14 años estaba compitiendo con los hombres en el equipo de su papá, el que estaba patrocinado por la empresa moledora de acero donde su papá Cat Mays trabajaba.
Jugó pelota semi profesional a los 16 años de edad con los “Black Barons” de Birminham en 1947. Willie fue uno de los últimos jugadores y probablemente el mejor en venir de las Ligas Negras a las Ligas Mayores. En 1950, los Gigantes lo firmaron y lo enviaron a la Liga Inter Estatal, donde bateó para promedio de .353. En 1951, estaba bateando .447 en la American Association cuando los Gigantes lo subieron al equipo grande. La oficina principal de los Gigantes publicó una carta en un periódico de Minneapolis, disculpándose por haberlo promovido, entendiendo la buena impresión que Willie había causado entre los aficionados de los Millers.
Leo Durocher el manejador de los Gigantes, pidió que Mays fuera promovido después que su equipo comenzó la temporada con un record de 6 ganados y 20 perdidos en los primeros 26 juegos.
Aunque Willie comenzó con 0 hits en sus primeros 22 turnos, él había dado vida a los Gigantes. Vinieron desde 13 ½ juegos atrás para forzar a una serie extra contra los Dodgers, ganándoles con el histórico home run de Bobby Thomson culminando con el milagro en “Coogan Bluff.” Mays bateó 20 home runs, jugó perfecto el jardín central y se ganó el nombramiento del novato del año. También se ganó los corazones de sus compañeros y de los aficionados por su entusiasmo, buen humor, su voz “chirriona”, pero sobre todo por su increíble juego. Leo Durocher dijo “qué puedo decir sobre Willie Mays después de que dije que él es el más grande jugador que cualquiera de nosotros haya visto”.
Mays estuvo en el ejército la mayor parte de 1952 y todo 1953. Con esos años, con certeza, Willie hubiera roto el record de cuadrangulares de Babe Ruth. En 1954, Mays regresó para ganar el nombramiento del jugador más valioso, fue líder en la liga con un porcentaje de bateo de .345 y .667 de slugging, además bateó 41 cuadrangulares. Su atrapada a un batazo de 430 pies de Vic Wertz en la Serie Mundial de 1954 que ganaron los Gigantes, ha sido uno de los momentos más admirados en la historia del béisbol.
Willie fue líder en home runs con 51 en 1955. Bateó 35 o más cuadrangulares en 10 temporadas, bateo 40 o más en 6, (dos veces alcanzó los 50) y ganó cinco coronas de slugging. Además de su poder, porcentaje de bateo, brazo y defensa, agréguele su velocidad, Mays fue líder en cuatro ocasiones en bases robadas y tres en hits triples conectados.
Su victoria más grande vino sobre los escépticos aficionados de San Francisco. Cuando los Gigantes se cambiaron a la costa oeste en 1958, los fanáticos del Área de la Bahía recordaban a Joe DiMaggio y las viejas “Focas” de San Francisco.
Willie desvaneció toda resistencia con su espectacular juego.
En 1962, Mays y los Gigantes de nuevo se encontraron empatados con los talentosos Dodgers.
Mays llevó a su equipo a otra victoriosa serie de play off, anotando cuatro carreras en el noveno inning para ganar el derecho de enfrentarse a los poderosos Yankees en la Serie Mundial. Fue una de las mejores temporadas de Willie Mays, bateó 49 cuadrangulares y empujó 141 carreras. En 1965, ganó su segundo nombramiento de jugador más valioso, bateando para .317 con 52 home runs y produciendo 112 carreras. Mays finalizó entre los seis primeros en la votación para elegir al jugador más valioso del año en un total de 12 veces. Realmente asombroso.
También ganó una docena de guantes de oro en fila, por su desempeño en el jardín central de los Gigantes, esto entre 1957 y 1968. Mickey Mantle, el hombre con el que Willie Mays muy seguido fue comparado, dijo: “Tú tienes que trabajar muy duro para poder hacer que las cosas parezcan tan fáciles como Willie hace que parezcan.”
Cuando Willie se retiró como jugador, tenía en su poder muchos records del juego.
Willie Mays, conocido como “Say Hey Kid”, nos enseñó mucha de su verdadera grandeza como jugador. A la edad de 40 años fue líder en la liga en bases por bolas, conectó 18 cuadrangulares y se robó 23 bases en 26 intentos. Aunque su promedio más alto en las últimas ocho temporadas de su carrera fue de .291, él sobrepasó los .300 de por vida. En sus últimas dos temporadas estuvo de regreso en New York, con los Mets. Casi por unanimidad fue electo al Salón de la Fama del Béisbol en Cooperstown en 1979.
Al inicio de su carrera le asignaron el número 14 en su uniforme, mayormente se le identificó con el número 24.
Cuando Willie Mays fue llamado a los Gigantes en mayo de 1951, él tenía un increíble .799 de slugging, mientras bateaba para .447 para los Millers de Minneapolis de la Asociación Americana. Todo lo que Leo Durocher le pidió a Mays fue que bateara para .250 y siguiera jugando la clase de jardín central que había jugado en las menores con los Millers. Mays aprovechó la oportunidad.
Willie había conectado solamente un home run en sus primeras 26 veces al bat en Grandes Ligas. Él buscó a Durocher y con lágrimas corriendo por su rostro le dijo: “Envíame de regreso, te dije que no podría batear estos lanzamientos.” Para Durocher el eterno crédito, amonestó a Mays y le pidió que se jalara los pantalones hacia arriba para disminuir la zona de strike, pronosticando que él conectaría dos hits al siguiente juego. También le dijo al joven estrella que él sería el centro filder, no importando cuánto tiempo durara su mala racha.
Cuando la temporada terminó, Mays había conectado 20 home runs mientras bateaba para .274 de porcentaje y capturaba el honor de ser nombrado el novato del año de la Liga Nacional por la prestigiada revista “The Sporting News.”
Tanto Mantle como Mays fueron llevados por sus respectivos padres durante su desarrollo como beisbolistas. Mutt Mantle pensando en que su hijo llegara a jugar en Grandes Ligas, Cat Mays, dando más libertad a su hijo Willie, deseando que se divirtiera jugando béisbol.
Por eso y más, no es justo y hasta pudiera ser un insulto no tomar en cuenta las miles de horas que Mickey Mantle, Willie Mays y muchos le han dedicado a practicar y practicar y practicar y que creamos que todas las habilidades que tuvieron fueron completa y puramente “naturales” en ellos.
info@beisboldelosbarrios.com