DENNY McLAIN

ESTRELLAS DEL BÉISBOL
DENNY McLAIN
Por Héctor Barrios Fernández

En los pocos años que “Boca Poderosa” Dennis Dale McClain brilló en el montículo, él deslumbró a los bateadores con un súper surtido de lanzamientos rápidos, curvas y desconcertantes sliders, todo entregado con control preciso. En 1968, a la edad de 24 años, el lanzador derecho que no tenía pelos en la lengua a la hora de hablar, llevó a los Tigres de Detroit al campeonato, tuvo record de 31 juegos ganados y 6 perdidos, convirtiéndose en el primer lanzador de las Ligas Mayores en ganar 30 juegos o más desde que lo hiciera Dizzy Dean, 34 años antes que él y el primero de la Liga Americana desde Lefty Grove 37 años atrás.

Diferente de Grove and Dean, quienes consiguieron cuatro de sus victorias en relevo, McLain logró todos sus triunfos como inicialista, obteniendo el título de jugador más valioso y el primero de dos trofeos Cy Young en 1968 liderando la liga con 31 juegos ganados en 41 aperturas, 28 juegos completos y 336 innings lanzados, 241 hits recibidos, 280 ponches, 6 blanqueadas y 1.96 en carreras limpias admitidas.
En 1965, su segundo año completo con los Tigres, McClain tuvo record de 16 juegos ganados por 6 perdidos. El siguiente año ganó 20 juegos, pero cuando él cayó a 17-16, los Tigres trataron sin éxito de cambiar a su imprudente y extrovertido lanzador.

McLain comenzó la temporada de 1968 cayendo en sus dos primeros juegos, pero después, lanzando cada cuatro juegos, ganó en 23 de sus siguientes 26 decisiones. Para el 3 de julio, con la temporada a menos de la mitad por terminar, registró su ganado número 15 y los cronistas comenzaron a rastrear su progreso, tal y como lo hicieron con Roger Maris en 1961. El 27 de julio Dennis logró su victoria número 20, convirtiéndolo en el primer lanzador en ganar 20 juegos hasta el mes de julio, desde épocas de Lefty Grove. En el último día del mes, ganó su número 21.
El 14 de septiembre de 1968, se enfrentó a los Atléticos de Oakland, McLain estaba buscando su triunfo número treinta.

Dizzy Dean viajó más de 2 200 kilómetros para atestiguar el evento, pero este no fue uno de los grandes juegos de Denny McClain. Reggie Jackson le conectó par de cuadrangulares y los Atléticos estaban adelante 4-3 hasta la segunda parte del noveno inning. Cualquier otro lanzador, probablemente hubiera sido sacado del juego para esas alturas.
Bateando en el lugar de McLain, Al Kaline recibió base por bolas al iniciar la entrada, en la baja del noveno. Dick McAuliffe fue out en elevado de foul, pero Mike Stanley conectó sencillo al centro, enviando a Kaline a tercera. Jim Northrup sacó una rola lenta a la cual el primera base de los Atléticos Danny Cater tomó y envió el disparo a home para enfriar a Kaline, pero su tiro fue desviado y Al anotó, Stanley se movió a tercera con el error. Con el marcador empatado 4-4, Willie Horton pegó una línea que pasó sobre la cabeza del jardinero izquierdo Jim Gosger, Stanley anotó y McClain obtuvo su victoria treinta de la temporada. Él obtuvo la número 31 en su siguiente salida.

Con record de 24-9 para la siguiente temporada, McLain se convirtió en el primer lanzador en repetir como ganador del trofeo Cy Young en la historia de la Liga Americana, en esta ocasión compartiendo con el lanzador de los Orioles de Baltimore, el cubano Mike Cuéllar. Para 1970 su carrera tomó un giro mortal, cuando fue suspendido por el Comisionado Bowie Kuhn por participar en apuestas. Regresando a la acción el primero de julio, con exceso de peso y fuera de forma. Fue suspendido de nuevo el 9 de septiembre por portar una pistola y finalizó la temporada con un record de 3-5. Cambiado a los Senadores de Washington para 1971, Dennis McLain de nuevo lideró la Liga Americana, pero esta vez en derrotas con 22. Por cierto en ese cambio se vio involucrado el mexicano Aurelio Rodríguez, quien junto con otros jugadores pasó a los Tigres de Detroit.

Después de un año, se la pasó entre Oakland y los Bravos de Atlanta, dejando un record de 4-7 en ganados y perdidos, McLain estuvo fuera del béisbol a los 28 años de edad. Por lo tanto su caída fue “a la velocidad de la luz.” Curiosamente al último bateador que McLain enfrentó en su carrera como lanzador de Ligas Mayores, fue a Pete Rose, quien años más tarde fuera acusado y encarcelado por delitos de apuestas.
Dennis Dale McClain fue sentenciado a pasar 23 años en prisión, acusado de usura, apuestas, extorsión y posesión de cocaína. A pesar de su trágico final, sus 31 victorias en 1968 permanecen como una gran demostración de excelencia entre los lanzadores y no ha sido seriamente amenazada desde entonces.
info@beisboldelosbarrios.com