CLAY KIRBY Y LA MALDICIÓN DEL JUEGO SIN HIT

ESTRELLAS DEL BÉISBOL
CLAY KIRBY Y LA MALDICIÓN DEL JUEGO SIN HIT
Por Héctor Barrios Fernández

“Cando trato de verle la lógica a todo esto, no se la encuentro. Estábamos como 20 o 30 juegos atrás del líder y lo que necesitábamos era algo que atrajera el interés del público en el equipo. Un juego sin hit habría dado a nuestro equipo más de lo que nos daría una victoria.” Clay Kirby, lanzador de los Padres de San Diego.
Cuatro franquicias de las Ligas Mayores llegaron a la temporada del 2010 buscando su primer juego lanzado sin hit, pero la sociedad formada por los equipos sin tener un juego sin hit a su favor, rápidamente se redujo a solamente un miembro; los Padres de San Diego.
Ubaldo Jiménez lanzó para los Rockies de Colorado el primer no-hit, esto sucedió el 17 de abril del 2010 y Matt Garza siguió con el primero para los Rays de Tampa Bay el 26 de julio del mismo 2010. Los Mets de New York finalizaron más de 50 años sin tener un juego sin hit por parte de sus lanzadores, hasta que Johan Santana lanzó uno contra los Cardenales el 1 de junio del 2012. La joya de Santana, dejó a los Padres como el único equipo sin tener un juego sin hit lanzado por sus pitchers.
Muchos aficionados de los Padres creen que esta maldición viene desde el 21 de julio de 1970, la noche en que el manejador de los Padres Preston Gómez, mandó a un bateador emergente por Clay Kirby a pesar de que el abridor de los Padres había lanzado ocho innings sin permitir hit. Los Padres perdieron el sin-hit y el juego contra los visitantes Mets de New York y San Diego está aún buscando su primer juego sin hit.
“No juego para los aficionados, sé que ellos estarían disgustados,” dijo después del juego Preston Gómez, sin mostrar arrepentimiento. “Juego para ganar. De eso se trata el juego.”
Los Padres y Clay Kirby, un lazador derecho de 22 años de edad en ese tiempo, se habían puesto atrás en el marcador desde el principio del juego. Había dado base por bolas al primer bateador de los Mets Tommie Agee y el velocista jardinero central se robó segunda. Ken Singleton también caminó y los dos hicieron la jugada de doble robo para poner a 90 pies la primera carrera. Agee anotó en una rola de Art Shamsky que dio a los Mets ventaja de 1-0. Kirby controló la situación y mantuvo a los Mets sin hit por espacio de ocho innings, mientras otorgaba otros tres pasaportes. Clay Kirby dijo que probablemente éste era el mejor juego que jamás había lanzado.
El abridor de los Mets, Jim McAndrew estuvo aún mejor, sofocó la ofensiva de los Padres, ponchando a nueve bateadores y otorgando una base por bolas. McAndrew permitió que solamente otros tres bateadores le llegaran a las bases, dos con dobletes y uno con sencillo, pero evitó que esos corredores avanzaran.
Preston Gómez y sus Padres llegaron a la parte baja del octavo inning perdiendo 1-0 y el manejador necesitaba generar carreras. Con dos outs y nadie en base, Gómez envió a Cito Gaston como bateador emergente por el lanzador Kirby. El movimiento provocó el enojo de los 10 373 aficionados congregados en el estadio de San Diego, quienes lanzaron abucheos al cubano Preston Gómez.
Kirby no mostraba ninguna emoción. “Claro, yo estaba un poco enojado y algo sorprendido que Preston me sacara del juego, pero él es el dirigente y quería ganar el juego,” dijo Clay.
Gaston se ponchó y los abucheos se incrementaron. Un aficionado, muy molesto saltó al terreno de juego y lanzó un objeto hacia el dugout de los Padres antes de ser expulsado por los guardias de seguridad y hacer que pasara esa noche tras las rejas.
El relevista de los Padres Jack Baldschun se hizo cargo de los disparos en la novena entrada e inmediatamente permitió un hit sencillo a Bud Harrelson de los Mets, matando así el sin hit. Cleon Jones y Joe Foy siguieron con sencillos para dar ventaja a los Mets 3-0 y sellar la victoria para McAndrew. Kirby absorbió la derrota. “Tengo muchas más oportunidades de lanzar un juego sin hit,” dijo después del juego. “Preferiría haber ganado el juego que lanzar uno sin hit.”
Kirby tuvo dos oportunidades más en 1971, pero no lo lograría en ninguna de las dos. El 13 de septiembre de 1971, estaba lanzando sin het contra los Astros de Houston, con una ventaja de 2-0, John Edwards conectó doblete después de un out en el octavo inning. Los Astros anotaron dos carreras en ese octavo y empataron el juego y Kirby perdió el juego cuando el tercera base Garry Jestadt dejó pasar entre sus piernas un roletazo.
Cinco días después, en el Candlestick Park de San Francisco, Kirby estaba lanzando juego perfecto por siete innings, cuando en el octavo, Willie McCovey le conectó cuadrangular. Kirby se llevó la victoria 2-1 lanzando juego completo de un hit.
El 18 de julio de 1972, en casa contra los Filis de Filadelfia, Steve Arlin estaba ganado 5-0 y estaba a un out de lanzar el primer juego sin hit por los Padres cuando Denny Doyle vino a batear. El manejador de los Padres Don Zimmer, buscando contrarrestar un posible toque de sorpresa, le dio indicaciones al tercera base Dave Roberts para que jugara adentro, (que recuerde tres Dave Roberts han jugado para los Padres, Dave Roberts, lanzador; Dave Roberts, tercera base y Dave Roberts, jardinero) Doyle conectó un sencillo sobre la cabeza de Roberts y el sin hit como dicen allá, “kaput.”
“Yo lo perdí,” dijo Zimmer. “Le dije a Roberts que jugara adentro. Si él juega atrás, con seguridad atrapa esa pelota.”
Un frustrado Steve Arlin cometió engaño sobre la loma y permitió que Doyle avanzara a segunda para que anotara en sencillo de Tom Hutton, antes de llevarse la victoria lanzando juego completo de dos hits.

Más juegos en los que se perdió el anhelado sin-hit. Andy Ashby, Chris Young y cinco lanzadores más de los Padres, se han perdido de esa hazaña en la novena entrada.
Randy Jones, Greg Harris, Andy Benes, Sterling Hitchcock y Adam Eaton, perdieron el sin-hit en el octavo inning. El roster de San Diego ha contado con estrellas como Gaylord Perry, Jake Peavy, Kevin Brown y Greg Maddux, pero ninguno ha podido realizar la hazaña mientras vistieron el uniforme de los Padres.
Randy Jones, el ganador del premio Cy Young, está impresionado porque ningún lanzador de los Padres ha cruzado la línea del no-hit. “Es increíble que no tengamos un no-hit,” dijo Randy Jones. “Hemos tenido grandes lanzadores y muchas historias cercanas al sin-hit.”
Los Expos de Montreal, que entraron a la Liga Nacional junto con los Padres en 1969, salieron del club de los equipos sin-hit, apenas en el noveno juego de la franquicia. El 17 de abril de 1969 el lanzador relevista de los Expos Bill Stoneman dejó sin hit a los Filis, llevándose la victoria 7-0. El derecho de 25 años de edad, estaba haciendo su segunda apertura en su carrera, estaba en territorio tan poco familiar que no se sentía presionado. “No estaba tan nervioso como debería haberlo estado,” dijo Stoneman. “Tenía buen ritmo y estaba poniendo la pelota en donde yo quería.”
Mientras tanto, Preston Gómez se fue a manejar a los Astros de Houston, donde repitió su tristemente célebre movimiento del octavo inning. El 4 de septiembre de 1974, Don Wilson de los Astros estaba lanzando sin hit a los Rojos de Cincinnati, pero estaba perdiendo el juego 2-0, debido a un par de bases por bolas en el quinto inning, seguidos por un error de Roger Metzger.
Houston se había acercado 2-1 en el octavo inning, cuando Gómez llamó a Tommy Helms para que bateara en el lugar de Wilson. Helms roleteó por el short, los Astros no pudieron anotar y el novato relevista Mike Cosgrove tomó la pelota para abrir el noveno. “No me sentí bien saliendo a lanzar con tantos aficionados abucheando,” dijo Cosgrove.
Tony Pérez abrió con sencillo, matando el sin-hit. Los Astros fueron retirados en fila en el noveno para una derrota. Wilson dijo que respetaba a Gómez “más que nunca” por su decisión y lo alababa por su consistencia.
Al otro lado, en el dugout visitante estaba Clay Kirby, quien había sido cambiado a los Rojos por los Padres en el receso de temporada. Kirby podía ver con sentimiento de afecto lo hecho por Preston Gómez. “Entiendo como Don se siente, pero entiendo ahora cómo Preston se siente,” dijo. “Entiendo porque lo vi desde el otro lado, desde el lado de un equipo tratando de ganar el título. Él estaba tratando de ganarnos a nosotros.”
Otra hazaña casi tan rara como lanzar un juego sin hit, había eludido a los Padres hasta mediados de la temporada del 2015. Desde su primer juego en Grandes Ligas el 8 de abril de 1969, hasta el 14 de agosto del 2015, en que jugaron contra los Rockies de Colorado, ningún jugador de los Padres había bateado el ciclo (sencillo, doble, triple y cuadrangular, en un juego, sin importar el orden).
Pero en el juego 7 444, de la historia de la franquicia de los Padres, Matt Kemp bateó cuadrangular en la primera entrada, sencillo en el tercer inning, doblete en el séptimo y triple en el noveno, para dejar en ese momento solamente a los Marlins de Miami como el único miembro del club sin tener a un bateador del ciclo.
Mientras los Mets no tuvieron a un lanzador con un juego sin hit, en más de 50 años, si tuvieron a diez bateadores conectando para el ciclo.
info@beisboldelosbarrios.com